Matorrales


      En la sierra ocupan las zonas quemadas, los suelos más pobres y forman el estrato arbustivo de las manchas de robles más jóvenes. En el resto del término municipal las laderas de los valles de ríos y regatos que no se han cultivado y las tierras abandonadas. Su composición florística es muy diferente según el tipo de suelo y la orientación.

             De los matorrales serranos los que ocupan mayor extensión son los desarrollados a partir del incendio del 89. En ellos domina el berezo de flor rosa (Erica australis), junto a carquesas y a una especie de chaguarzo –la de la foto-(Halimiun lasianthum subsp. alyssoides). En las vaguadas y umbrías se enriquece o suplanta con especies como el berezo albarino y la gatuña, además de la escoba negral y otro chaguarzo, Cistus psilosepalus. Como especies herbáceas llevan a Luzula lactea y a una escobilla (Agrostis truncatula). En suelos más pobres aparece otro berezo más pequeño (Erica umbellata) y de forma muy aislada, otra especie de gatuña que nos habla de la influencia atlántica que llega  a la zona, Genista triacanthos. En los robledales es más frecuente el berezo albarino y otra especie más, Erica scoparia además de la brecina de floración otoñal (Calluna vulgaris), también habitual cerca de los cursos de agua.

             Otros matorrales están dominados por diversas especies de jaras como los desarrollados sobre suelos esqueléticos, entre asomos rocosos. Halimium umbellatum, Cistus populifolius y el tomillo o cantueso (Lavandula stoechas subsp. pedunculata) son frecuentes en estos lugares. La escoba blanca (Cytisus multiflorus) también abunda en los mismos. En las solanas, la escoba amarilla (Cytisus striatus), el peralillo silvestre (Pyrus bourgaeana) o los carrascos (Quercus ilex subsp. ballota) aumentan la diversidad. En algunos puntos la Stipa gigantea destaca sobre ellos.

             En la ladera sur del regato de Valdetreboloso, prospera un jaral de jara pringosa, Cistus ladanifer, cantueso, tomillo (Thymus mastichina) y manzanilla amarilla (Helychrisum stoechas).

            Aún es posible observar otro tipo de matorral en las zonas próximas a los rodeos, donde el rebrote del rebollo es importante y donde además de gatuñas y brezos aparecen otras especies interesantes como Halimium ocymoides, Xolantha tuberaria, una gamona (Asphodelus aestivus) o Anthericum liliago. A finales del estío crece en las zonas más soleadas Aster aragonensis. No es raro encontrar a la colmenina (Cytinus hypocistis), planta parásita de las raíces de los chaguarzos y que comían antiguamente los cabreros por su sabor dulzón.

             Destacar la presencia de dos especies muy puntuales de las que sólo se conoce uno o dos ejemplares y que se encuentran en estas formaciones arbustivas: el madroño (Arbutus unedo) y el enebro (Juniperus oxycedrus). El primero es muy abundante en el puerto de Perales y de Las Hurdes y en Vegas de Domingo Rey, y el segundo en la vertiente cacereña de la sierra.

             Los espinares se localizan en algunas vaguadas que se secan con el estío. Aquí crecen el espino albar, la madreselva (Lonicera periclymenum subsp. hispanica), el endrino (Prunus spinosa), así como diversas especies de zarzas (Rubus sp.) y garbanceras o rosales silvestres.

             En los matorrales mediterráneos podemos incluir tanto escobales como tomillares, resultado de la degradación de los encinares como consecuencia del manejo humano.

             Escobales y tomillares predominan en las laderas de los ríos Burguillos y Agadones y de los regatos de La Vega y de Los Caozos, los primeros sobre suelos más profundos y los segundos en los más degradados. En los escobales es dominante la escoba (Cytisus multiflorus), aunque también puede aparecer en situaciones de más humedad otra escoba de flores amarillas, el Cytisus striatus. Los tomillares de Lavandula stoechas subsp. pedunculata, llevan también otros arbustos como el jaguarzo (Halimium umbellatum), y especies herbáceas como la hierba turbera (Tuberaria guttata), los bonitos sanmigueles (Ranunculus paludosus), una lechetrezna (Euphorbia broteri) o una especie estival muy utilizada para barrer las casas, el baleo (Odontites tenuifolia).


Siguiente  Indice  Anterior