Asomos rocosos


        Las escasas comunidades serranas de este tipo presentan una flora peculiar y variable según la orientación y anchura de las grietas. Helechos como Asplenium billotii, A. onopteris, Anogamma leptophylla y el termófilo Cheilanthes hispanica sólo se encuentran aquí. Otras especies frecuentes son la viloria (Digitalis thapsi), el ombligo de Venus (Umbilicus rupestris) o la clavelina (Dianthus lusitanus). También existen plantas crasas como Sedum brevifolium y otras con bulbo o cacarroya como Ornithogalum concinum o Narcissus triandrus. En los litosuelos que se desarrollan sobre estos asomos crecen plantas como Sedum arenarium o Micropyrum tenellum.

             Más abundantes los encontramos en las laderas de los ríos y arroyos a medida que nos acercamos al Águeda, donde las pizarras no han escapado a la colonización vegetal que se instala entre sus grietas más o menos terrosas. También aquí la cantidad de insolación determina que aparezcan distintas especies.

             En las solanas, la más interesante es Arisarum vulgare, una especie muy abundante en la vecina provincia de Cáceres. Otras especies que se pueden mencionar son, una campanilla (Narcissus rupicola), los citados Ornithogalum concinum y Cheilanthes hispanica , otro helecho muy termófilo, la doradilla (Ceterach officinarum), una crucífera (Coincya monensis subsp. orophila) y una compuesta (Phagnalon saxatile). En las grietas menos terrrosas crece una acedera de bonitos frutos péndulos, Rumex induratus.

             En las umbrías abundan los helechos también citados Asplenium adiantum-nigrum, A. onopteris o Annograma leptophyla y espermafitas como Parietaria lusitanica o Saxifraga continentalis.


Siguiente  Indice  Anterior